DSC_0046.JPG

Visitar Roma es una experiencia única, cada rincón está atravesado por la historia y la cultura imperial, cada sabor enmarcado en la más exquisita dieta mediterránea y cada monumento es patrimonio de la humanidad. Pero la ciudad de los césares es una gran metrópoli y conviene prepararse el viaje antes de partir, sobre todo a la hora de buscar alojamiento. En sitios de reservas online como venere pueden encontrar estancias dependiendo de la zona que más les interese visitar, ya que es preferible encontrar las opciones disponibles antes de que se agoten. Recuerden que Roma recibe millones de turistas al año, llegados para visitar el Coliseo, el Vaticano o la Fontana di Trevi, pero la ciudad eterna también esconde secretos. Aquí les dejamos con algunas curiosidades que no pueden perderse en su visita a la capital italiana.

Uno de los símbolos referentes de la ciudad, que no pasa desapercibida y con la cual se han desarrollado varias curiosidades para visitar es la imponente cúpula de San Pedro del Vaticano. Diseñada por Miguel Ángel en el siglo XVI, es una obra clave del cinquecento italiano y, además de poder subir hasta ella también se puede admirar desde distintos puntos de la ciudad. El más conocido es desde la Villa del Priorato de Malta, donde desde la cerradura del portón queda enmarcada una bellísima estampa de la misma. El otro lugar, menos conocido, es desde Via Piccolomini, una calle desde donde se crea un impresionante efecto óptico de la cúpula y la basílica más importante de Roma.

Del mismo modo, hay otros puntos de la ciudad que han quedado marcados gracias a diversas películas que los han puesto de moda. Quizás te suene la llamada “Bocca de la Verità” del film “Vacaciones en Roma” con Audrey Hepburn y Gregory Peck, situada en el pórtico de la Basilica de Santa Maria en Cosmedin. La leyenda cuenta que quien metía la mano en esta especie de oráculo y contaba una mentira, la “Bocca” se la cortaba sin piedad para averiguar el engaño. Y tu, ¿Te atreverías a meter la mano?

Otro lugar famoso gracias a una película inspirada en el libro “A tres metros sobre el cielo” escrito por Federico Moccia es Ponte Milvio. Este puente ha sido testigo de muchas parejas que han sellado su amor poniendo candados en sus paredes y tirando la llave al río para procurarse amor eterno. Por desgracia hace algún tiempo tuvieron que quitarlos por el gran peso que estaba soportando el puente, pero aún así, sigue considerándose uno de los puentes más mágicos de la ciudad.

Tampoco puedes irte sin visitar la Cripta de los Capuchinos, en pleno centro de Roma, en la Iglesia de Santa María de la Concepción. Un lugar un tanto espeluznante y macabro que cuenta con los restos óseos de unos 3700 frailes capuchinos pero que despierta un gran interés entre los curiosos turistas que visitan esta mágica ciudad.

Fotografía:  Jon Worth