¿Qué debes hacer cuando todo va mal como emprendedor?


¿No estas alcanzando tus metas primordiales para echar tu negocio hacia adelante? ¿Te sientes estancado?

Seguramente arrancaste tu startup convirtiéndolo en un negocio bastante iluisionado, te encuentras envuelto entre largas jornadas de trabajo en donde no sólo estas aportando tiempo sino mucho esfuerzo, energía e inversiones monetarias y, sin embargo no ves muchos resultados o simplemente, no reflejan los que tú quieres.

Este tipo de situaciones producen en cualquier emprendedor que se desanime, que te llenes de dudas sobre tu idea, tus habilidades y hasta del mercado en el que te estas abriendo paso con tu proyecto. Llega ese momento en horas de la madrugada en donde te preguntas: ¿Debo seguir así, me doy por vencido o debo cambiar algo al respecto?

Si estas pasando por una situación similar, aquí comparto mis recomendaciones:

1. IDENTIFICA CUÁL ES EL PROBLEMA

Si no sabes lo que falla no podrás solucionarlo. A lo mejor con el día a día y el desánimo ni te has parado a considerar qué es lo que pasa. ¿Qué falla? No tienes suficientes clientes, ingresos, ya no te emociona lo que haces, ¿cuál es el problema?

En función de eso podrás determinar qué estrategia necesitas para salir del bache. Para ello es importante que conozcas muy bien el funcionamiento de tu negocio, tus números. Lo que ingresas, lo que gastas, las conversaciones que tienes con clientes potenciales, la publicidad que haces, y si te sigue entusiasmando lo que ofreces (no todo es cuestión de números y si no te gusta lo que haces, por mucho que ganes no estarás satisfecha).
Tienes que ser consciente de todo para poder analizar en cualquier momento qué funciona y qué no y hacer los cambios necesarios, ya sea contratar a alguien, hacer algún curso o cambiar de proyecto, pero no tomes ninguna decisión sin conocer muy bien la situación de tu negocio.

2. CUIDADO CON LA IMPACIENCIA

A veces no es que las cosas no funcionen, sino que estás sembrando y todavía no ha llegado el momento de cosechar. Es una de las etapas más duras de un negocio porque todos queremos ver resultados inmediatos, pero a veces no es posible y hay que seguir sembrando y esperando hasta que empieces a ver los frutos.

La impaciencia puede hacer que tomes decisiones poco pensadas y, aunque siempre es bueno hacerle caso a tu intuición, en mi opinión en un negocio las decisiones tienen que ser estratégicas y no tomadas al azar.

Por supuesto tienes que determinar si en verdad es cuestión de seguir perseverando o más bien de hacer algún cambio. Eso lo sabrás si, como mencioné antes, conoces a la perfección los números de tu negocio, y si ves que hay algún progreso. Si hay algo de movimiento o todo está parado. Si hay avances es buena señal, si llevas un tiempo sin ningún tipo de progreso es hora de replantearte la situación.

3. EVITA LAS COMPARACIONES

En esta situación es muy fácil empezar a compararte con los demás y sentirte aun peor. Se dice que las comparaciones son odiosas por algo. Si analizas a tu competencia estratégicamente y con un sentido bien, pero empezar a comparar tu negocio con otros para hundirte es otra cosa. Recuerda que muchas veces una cosa es lo que ves y otra la realidad. Además, muchos profesionales que ahora triunfan han trabajado duro muchos años; y personas que triunfen de la noche a la mañana hay pocas y son la excepción.

Este no es momento de comparaciones sino de centrarte en lo que le sirve a tu negocio independientemente de lo que hagan los demás. Como mucho, pregúntate  qué es lo que te gusta o lo que envidias de esa persona, de su vida o de su éxito. Eso te dirá mucho sobre lo que de verdad quieres conseguir y así podrás ponerte a ello.

4. CÉNTRATE EN LO IMPORTANTE

Ahora es más importante que nunca que te centres en lo que puede hacer funcionar tu negocio y no te pongas a hacer cosas al azar o, por desesperación, a perder el tiempo delante del ordenador o en las redes sociales por ejemplo. Piensa qué necesitas ahora mismo y ponte a ello. Las cosas no se resuelven solas, tienes que determinar qué falla y ponerte manos a la obra.

LA SOLUCIÓN -> AFÉRRATE A UN MENTOR

La mejor manera de afrontar las situaciones que vivimos como emprendedores es recibiendo asistencia en Coaching para Emprendedores, porque en la mayoría de las ocasiones; tenemos ideas interesantes pero las realidades del mercado y los altibajos del mismo nos restan motivación para seguir adelante con nuestra idea. Entender que solo no podrás determinar esos tropiezos y cómo enmendarlos consiste en la primera parte de todo el proceso.

c71753ec-af0d-4b39-89c2-7d6e2ffb3bbe

 

Así que; si estas buscando respuestas a tus interrogantes y darle un giro a tu negocio, así como yo tuve que hacerlo, me tomo la libertad de invitarte a participar en el Taller “Coaching para Emprendedores e Inteligencia Emocional”, en donde por unas pocas horas y material de primera podrás organizar tu negocio, pero más que nada te ofrece las herramientas y claves que te impulsaran a llevar tu negocio al siguiente nivel.

Este taller será impartido por Marbel Lugo; quien ha desarrollado todo un material enfocado en las crisis y situaciones que presentan cualquier tipo de emprendimiento desde sus inicios y terminando con las herramientas indispensables para convertirte en un emprendedor sin límites e imparable. Tendrá sede en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) en República Dominicana a partir de las 3:00PM de este próximo Sábado 4 de Junio de 2016. Para contactar con los facilitadores, llamar o escribir por WhatsApp al 809-986-4112

FICHA TÉCNICA
“Coaching para Emprendedores”
Expositora: Marbel Lugo
Hora: 3:00PM

Día: Sábado 4 Junio 2016
Lugar: Pontificia Universidad Madre y Maestra (PUCMM)
Registro Online: Click Aquí para Registrarte

Toma la decisión de cambiar el rumbo de tu negocio y de tus decisiones alrededor de él, ponte en marcha hoy mismo.

¿Qué es lo que más necesita tu negocio ahora mismo? ¿Cómo cree que puedes conseguirlo? Cuéntamelo en los comentarios.